Greenside Asset Management SGIIC, S.A.  
                  Experiencia y profesionalidad

Perspectiva de mercados, segundo trimestre de 2020 (actualizado 15 de abril de 2020)

El mundo se enfrenta a una crisis sin precedentes por abrupta, generalizada e inesperada. Todos erramos en nuestro diagnóstico inicial de la epidemia, y particularmente nosotros pedimos disculpas por ello. Desafortunadamente, nadie esperábamos la dureza y duración de las medidas de confinamiento actuales.

Actualmente nos preocupa el desconocimiento total a todos los niveles a cerca del comportamiento y del tratamiento de esta pandemia, concretamente nos planteamos dudas importantes tales como la fiabilidad de los test, la efectividad en los tratamientos que se están aplicando y la probabilidad de posibles rebrotes.

A nivel macroeconómico la crisis del coronavirus está teniendo un impacto de una severidad insólita en la actividad económica. Nuestra posición coincide con la del Fondo Monetario Internacional (FMI) cuyas más recientes proyecciones, indican que, como resultado de la pandemia, la economía global se contraerá un 3% en 2020 frente al 2,9% de crecimiento en 2019. Si se cumplen tales previsiones, el impacto seria mayor que el de la crisis financiera de 2008 y 2009. Nos obstante, el supuesto base del FMI es que la economía crecerá un 5,8% en 2021 siempre y cuando la pandemia se disipe en la segunda mitad del 2020, y consecuentemente, la actividad se normalice.

Sobre las políticas monetarias y fiscales de los principales Bancos Centrales, no podemos pasar por alto que su reacción está siendo mucho más rápida y contundente de lo previsto, lo que sin duda alguna acelerará la recuperación de la economía mundial.

 Los valores de renta fija han sobre reaccionado en todas sus clases de activos de forma muy acusada en la primera fase de esta crisis, principalmente por la liquidación forzada de posiciones de fondos cuantitativos y ETF, y por la falta de liquidez, la cual disparó la horquilla de los precios entre demanda y oferta.

Esta situación ha llevado a los mercados crediticios a alcanzar unos niveles de cotización históricamente bajos, en un escenario de tipos cero, con importantísimos descuentos que reflejan una situación catastrófica de la economía, la cual es exagerada, no se corresponde con la situación real, y en consecuencia recomendamos aprovecharla. Sobre todo, teniendo en cuenta que cuando pase esta crisis, los bancos centrales van a perpetuar los tipos cercanos al 0%, lo cual reducirá significativamente los altos diferenciales actuales, de ahí que veamos una clara oportunidad en este momento para invertir en esta clase de activos.

En renta variable debemos tener muy presente que el mundo será bastante distinto en muchos aspectos cuando pase esta crisis sanitaria y económica, de ahí que nuestras recomendaciones se dirijan hacia los grandes ganadores:

1)      Tecnología (plataformas y redes sociales, comercio y ocio electrónico, robotización…)
2)      Salud (farmacéutico, material médico y biotecnología)
3)      Consumo básico (alimentación, higiene)
4)      Asia Emergente (China, India…) respecto al resto del mundo

 En consecuencia, con lo anterior, recomendamos frente a los fondos de inversión tradicionales sobre ponderar aquellos con una visión temática enfocada hacia los sectores indicados en el párrafo anterior.

 Dicho lo anterior, recomendamos NO invertir en los sectores y países más vulnerables a los efectos colaterales de esta crisis, entre los que, sin duda alguna, caben destacar aquellos que tenían un alto nivel de endeudamiento previo a esta crisis:

1)      Seguros y financiero (incremento de la morosidad, expectativa de prolongación del régimen de tipos cercanos al 0%, también ya en Estados                    Unidos)
2)      Operadoras tradicionales de telecomunicaciones (inmersas en guerras de precios y competencia de las nuevas tecnologías)
3)      Turismo y aerolíneas
4)      Países del Sur de la zona Euro con alto nivel de endeudamiento y déficit fiscal (España, Italia…)
5)      Países Emergentes con exposición a materias primas

Como conclusión, recomendamos a nuestros clientes hacer el esfuerzo de ganar perspectiva respecto a la abrumadora realidad a corto plazo, y actuar pensando cómo podrá estar el mundo a principios del año que viene: una economía de vuelta a un ritmo casi normal, las políticas fiscales y monetarias más expansivas de la historia, transformaciones estructurales que generan inmensas oportunidades de negocio y un nuevo ciclo económico y financiero de varios años por delante.

Por lo tanto, a pesar de que la recesión es inexorable y profunda, pensamos, en un escenario base de vuelta a la normalidad en la segunda mitad del año, qué, la recesión será en forma entre U (y no de L), a lo que contribuirá la respuesta de las políticas fiscales y monetarias sin precedentes por su rapidez y volumen. Con esa perspectiva, recomendamos actuar a los inversores, manteniéndose expuestos a las acciones globales en línea con la referencia estratégica que cada uno se haya marcado. Haciendo ajustes tácticos en función de la probabilidad de los escenarios epidémicos y económicos e identificar en cada momento niveles de entrada atractivos (aquí, vemos una oportunidad en los bonos corporativos y de países emergentes).

Finalmente, con una visión general englobando todas las clases de activos, consideramos esencial en el entorno actual posicionarnos GRADUALMENTE de la forma siguiente:

CLASE DE   ACTIVO

RECOMENDACIÓN

LIQUIDEZ

NEUTRAL

ORO

NEUTRAL

RENTA FIJA INVESTMENT GRADE BBB+ Y SUPERIOR

NEUTRAL

RENTA FIJA HIGH YIELD (BB+ E INFERIOR)

SOBREPONDERAR

RENTA FIJA EMERGENTE

SOBREPONDERAR

RENTA VARIABLE EUROPEA

SOBREPONDERAR

RENTA VARIABLE EEUU

NEUTRAL / SOBREPONDERAR

RENTA VARIABLE CHINA

SOBREPONDERAR

DÓLAR

INFRAPONDERAR